DERECHO PENAL

Tanto si se trata de la persona ofendida por el delito como si se trata del imputado, en materia penal es imprescindible la dirección del asunto por un letrado que conozca y domine la materia.

En el supuesto de ser el ofendido por el delito, es importante que lo antes posible contacte con un abogado penalista, para intentar conseguir la práctica de las diligencias necesarias con vista a la celebración del juicio, así como acudir a todas las diligencias que se vayan practicando durante la fase de instrucción.

El principal objetivo es intentar en la medida de lo posible el resarcimiento del daño y asegurar que no se producirán más acciones perjudiciales para nuestro cliente por parte del denunciado.

En el supuesto de tratarse del imputado o investigado, nuestra principal misión es velar para que se respeten todas las garantías procesales que se establecen en la ley e intentar conseguir la absolución en los casos en que sea posible o la mínima condena en los restantes, intentando evitar en todo caso el ingreso en prisión.